jueves, 5 de abril de 2012

Juan Vicente Gomez.





El más efectivo y eficaz colaborador de Castro, ejerció varias veces la Presidencia provisional en las diversas ocasiones en que Castro se separó del Gobierno.  A finales de 1908, cuando Castro enfermó y se ausentó a Europa, Gómez reaccionó contra él, se posesionó definitivamente del mando y se mantuvo en el, directa o indirectamente, por 27 años hasta diciembre de 1935, fecha de su muerte a la edad de 78 años.  Durante ese largo período gobernó como dictador absoluto de Venezuela.  Su Gobierno ha sido el más duro y trágico que ha sufrido el país en toda su historia.  Gómez hizo reformar varias veces la Constitución, para alargar el período de Gobierno y permitir la reelección.

Desde 1908, el Congreso lo nombró Presidente Provisional, y luego, sucesivamente, Presidente Constitucional para los períodos 1910-1915, 1915-1922, 1922-1929 y 1929-1936.  Para este último período fingió no aceptar y recomendó al Dr. Juan Bautista Pérez, a quien el Congreso nombró inmediatamente.  Pero 1931 Gómez lo hizo renunciar y se encargó de la Presidencia hasta su muerte.  Durante su Gobienro se separó varias veces de la Presidencia, pero manteniendo el cargo de Comandante en Jefe del Ejército.  De agosto de 1913 a enero de 1914, encargó de la Presidencia al Dr. José Gil Fortoul; y en el período de 1915 a 1922 en varias oportunidades al Dr. Victorino Märquez.

En el Gobierno de Gómez el nepotismo, la codicia y el enriquecimiento del dictador y de sus allegados, llegaron a extremos inauditos en la historia nacional.  Hermanos, hijos y demás familiares, ocuparon altos cargos en el Gobierno.  Gómez superó a los caudillos que le precedieron en eso de aprovechar el poder para enriquecimiento propio.  Fue el más grande propietario territorial:  sus hatos se extendían en centenares de miles de hectáreas y lo convirtieron en el primer proveedor de carne de todo el país.

Gómez se apoyó en un sólido poderío militar, en comparación con las fuerzas de que se podían disponer los caudillos.  Completó la modernización del ejército emprendida por Castro.  Desde 1911 fue reorganizada la Escuela Militar de Caracas.  Se trajeron instructores militares extranjeros y se mantuvo y mejoró la dotación conveniente de armamento moderno.

En 1920 se creo la Escuela de Aviación Militar de Maracay, en 1926 se promulgó una Ley de Servicio Militar Obligatorio.  Se introdujeron los primeros automóviles y se inició la llamada política de carreteras, mediante la construcción de caminos de 6 y 7 metros de ancho con asfalto.  Las primeras de estas vías fueron la carretera Caracas-La Guaira, carretera Trasandina de Caracas a la frontera con Colombia, de Maracay a Ocumare de La Costa, entre otras, estas carreteras tenían por finalidad facilitar la movilización del ejército en el interior.



En 1928 las protestas y los discursos libertarios por algunos líderes estudiantiles fueron derrotados y la Universidad Central permaneció cerrada por 11 años, al cabo de los cuales la dictadura tuvo que ceder y dejó en libertad a los jóvenes universitarios detenidos en el Castillo de Puerto Cabello.  Este movimiento del 28 se tiene como el primer movimiento de masas exitoso en la historia política del país.

A partir de 1920, el incremento de la producción petrolera y los crecientes ingresos que proporcionaba al Gobierno, produjo la dislocación de la economía tradicional.  El petróleo pasó a ser el factor determinante en aquella prosperidad económica del período gomecista.  Comenzó por devolverle las concesiones a la New York y Bermúdez Company.  En 1913 se iniciaron las exploraciones en el occidente, se descubrió el célebre pozo Mene Grande y en 1922 se produjo el reventón del pozo Barroso II, que reveló la existencia de una inmensa reserva petrolífera.  Las exportaciones de petróleo se iniciaron en 1916, por el valor de 100.000,00 Bs., pero ya en 1926 habían subido a más de 2.500.000,00 Bs., pasando el petróleo a ocupar el primer puesto en las exportaciones venezolanas.  Gómez pasó a ser el más grande terrateniente de nuestra historia y junto con sus compadres y familiares se repartió casi toda la tierra laborable del país, reformó el código de minas, que era el estatuto por el cual se regía la materia petrolera.  Gozaron de un régimen de exoneración de impuestos de aduana para libre importación de todo lo que necesitaran para el desarrollo de la industria.


A raíz de la muerte de Juan Vicente Gómez, su Ministro de Guerra y Marina, el General Eleazar López Contreras, quedó al frente del Gobierno como Presidente provisional y luego, a partir del 19 de abril de 1936 como Presidente Constitucional, nombrado por el Congreso para el período 1936-1941.


Fuente:
Libro de Historia de Venezuela Contemporánea de 1er año Diversificado 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada